Se diferente y elige un vestido de novia que se salga de lo normal

Se diferente y elige un vestido de novia que se salga de lo normal

¿Te imaginaste alguna vez caminando por una isla desierta y llevando un vestido de novia verde? Probablemente no y es que hoy en día, muy pocas mujeres optan por un vestido de boda de otro color diferente a blanco y si lo hacen, inmediatamente van en la sección de novias tradicionales.

¿Por qué no elegir un vestido de novia de color blanco?

El blanco, como un símbolo de pureza e inocencia, ha sido tan ampliamente aceptado como el color nupcial por excelencia que es difícil de creer que no siempre ha sido de esa manera.

De hecho y hasta mediados del siglo 19, las mujeres usaban vestidos de novia en casi cualquier color excepto el blanco.

Uno de los retratos más famosos en la historia del arte, es la boda de Arnolfini Van Eyck en enero de 1434, donde se muestra a la novia con una especie de túnica forrada en piel verde y dentro de esta, un vestido azul de manga larga.

Otro color nupcial muy popular en el pasado era el rojo, porque simbolizaba la fertilidad. El novelista británico Thomas Deloney describió a una novia alemana en el siglo XVI como “si fuera un órgano interno arrancado a una oveja”. Sí, lo sabemos, no es la descripción más romántica, pero demuestra que las mujeres preferirían usar “el rojizo de los órganos internos de las ovejas” que un vestido blanco.

Los vestidos de boda en el pasado

El gran artista renacentista Raffaello Sanzio pintó a la Virgen María también con un vestido rojo en su obra llamada “El Matrimonio de la Virgen” del año 1504, incluso el color negro era una opción común si el futuro esposo era un viudo.

Pero todo cambió en el año 1840, ya que el 10 de febrero, la reina Victoria se casó con el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo y Gotha y es que el día de su boda, Victoria llegó a la Capilla Real del Palacio de San Jaime con un vestido de satén blanco con encaje, un velo de encaje y una corona de flores, en lugar de una corona tradicional.

En ese momento, el rojo seguía siendo el color preferido para la mayoría de las novias, pero el que un miembro de la familia real llevase un vestido de novia en blanco, era lo más de lo más y es que la reina Victoria era conocida por hacer las cosas a su manera.

Esta recicló su vestido y lo usó varias veces después de su ceremonia

Algunos años más tarde, las revistas femeninas de moda consideraban el color blanco, como “el matiz más apropiado, cualquiera que fuese el material” y que esencialmente popularizaba el color entre las mujeres en Europa y los Estados Unidos.

Desde ese entonces las mujeres han preferido irse por lo tradicional y optar por un hermoso vestido de color blanco, así que olvídate de casarte de blanco por el mero hecho de que significa pureza, al contrario, es una moda que gustó y que hoy por hoy sigue siendo utilizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *